www.creceportucuenta.com | Vino de cereza
17758
post-template-default,single,single-post,postid-17758,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Vino de cereza

Vino de cereza

Innovación: Vino de cereza.

 

Mis antecedentes en la innovación

Si me conoces personalmente o bien si has leído la sección sobre mí de la web, sabrás que tengo formación como innovation coach. Esto quiere decir que me he formado para realizar brainstormings o lluvias de ideas y que preparo habitualmente sesiones o workshops para que se generen ideas, bien ante problemas o bien para generar más ideas sobre procesos.

Aparte de esto, siempre, toda mi vida, he tenido ideas. Tengo ideas todos los días, algunas las digo en voz alta y otras las pienso y no las digo. Siendo así, a estas alturas de mi vida, ya debería haber inventado algo, de hecho, mi gran problema es que no materializo las ideas.

Esto es algo, que personalmente tengo que trabajar.

Me ha pasado muchas veces que he tenido una idea y la he dejado correr. Tiempo después alguien la ha materializado y ha sido el bombazo del siglo. Llevo así toda mi vida, no sé si algún día llegaré a inventar o materializar alguna de mis ideas.

Por eso, cuando veo que alguien lleva acabo su idea, por muy loca que parezca, por pocos o ningún referente que tenga, tiene todo mi respeto y admiración.

Es verdad que no había hablado mucho en el blog de ésta faceta mía, hoy os voy a explicar que es una idea disruptiva y que es una innovación con un claro ejemplo que encontré por “casualidad” hace unas semanas muy cerca de casa.

 

¿Qué es una idea disruptiva?

Cuando he usado esta palabra, algunas veces me han dicho: Perdona,  pero no te entendemos🤣.

Siento la palabreja, pero es que no hay palabra mejor para definir una idea disruptiva. Una idea disruptiva es aquella que produce una ruptura brusca, o sea que genera un cambio muy importante o determinante.

Ideas disruptivas, en realidad no hay tantas, pero suficientes. Por ejemplo, en España hace tiempo el café siempre se había hecho en cafetera convencional o de filtro. Una idea disruptiva fue por parte de una marca de café, conseguir que entrara una cafetera de capsulas prácticamente en cada casa (ya casi todo el mundo tiene una) y no solo eso, pagar el café al tripe de su precio o más, por la comodidad y el sabor que aportaba.

No soy una experta en café, de hecho no tomo café, pero esto es una idea disruptiva.

 

¿Qué es innovación?

Innovación es un cambio que introduce novedades. Se puede tratar de modificar elementos  o procesos  ya existentes, con el fin de mejorarlos o renovarlos, o bien crear algo nuevo.  A veces pensamos que la innovación, debe ser una nueva invención. No necesariamente debe ser algo nuevo y no necesariamente  tiene porque ser disruptiva.

 

¿Qué innovación encontré?

Fui a hacer una cata de vinos. Hasta aquí todo normal. Pero el vino no estaba hecho con uva, si no cereza.

Se trata de la bodega Sirot, que se encuentra a escasos 20 minutos de Barcelona.

Josep, nos explicó cómo año tras años, veían desaprovechar el excedente de cereza (¡que por cierto son deliciosas!) de la zona y él que venía de familia de payeses, tuvo la idea de hacer vino de cereza.

Cuando piensas en vino de cereza, piensas en algún licor de cereza, pero no, él empezó haciendo vino de cereza seco, vino de mesa, como cualquier otro vino tinto de uva.

No hay ningún otro referente a nivel mundial (o no se conoce en la actualidad) aun así él decidió que era buena idea.

 

Sirot, vino de cereza.

Innovación es abrir la mente a lo diferente. De diferente sabor, con un toque ácido y poca presencia de alcohol en boca. Un vino artesano, cuidadosamente escogido.

No soy para nada  una experta en vinos, pero lo que últimamente me pasa, es que muchos vinos (sobre todo me pasa con los vinos tintos) me sientan mal.

Hicimos una cata generosa (Josep te rellena muy bien las copas) y para nada me sentó mal.

En Sirot, siguen innovando: ahora también puedes encontrar su vino dulce (es una delicia nos trajimos una botella) y su vermut (espero probarlo pronto)

 

La cata.

En Sirot, durante la cata te explican con mucho mimo, y todo muy casero, su historia, como hacen el vino, vas a visitar los cerezos, y luego un pequeño pica a pica en algunos de los espacios en contacto con la naturaleza que tienen por la bodega. Pasas un día fantástico, desconectando de la ciudad. Si quieres reservar una cata puedes acceder aquí.

 

Emprendimiento e innovación.

Aparte de pasar un día estupendo, catar buen vino, y aprender mucho. Sobre todo, con lo que me quedo es que fue una gran lección de emprendimiento e innovación.

¿Es hacer vino de cereza una idea disruptiva? Desde luego que lo es, porque el vino siempre ha sido de uva y esto puede generar que otros emprendedores empiecen a probar con otras frutas.

Seguir adelante con un proyecto así, sin tener referentes, es admirable. Seguir ahí sin tirar la toalla, sabiendo que tu producto compite con lo de siempre. Que lo tuyo es más difícil y más caro, pero aún creer en ello y no desfallecer, eso es emprendimiento.

Gracias por lección 🙏, la necesitaba.

Aquí puedes ver la belleza que rodea la zona, y como empezaban a brotar las primeras flores:

 

Para saber más sobre Sirot, comprar en su tienda o reservar una cata, accede a su web aquí.

Nosotros volveremos pronto a ver los cerezos en flor🌸 y por más vino🍷, of course.