www.creceportucuenta.com | La terapia reiki y tu sistema inmunológico
20836
post-template-default,single,single-post,postid-20836,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

La terapia reiki y tu sistema inmunológico

reiki online sistema inmunologico

La terapia reiki y tu sistema inmunológico

 

La terapia reiki y tu sistema inmunológico 

 

Antes de hablar de la terapia reiki, es importante comprender el sistema inmunológico. Si te preguntan donde está tu sistema digestivo, circulatorio, respiratorio o nervioso, seguro sabrás donde encontrarlo.

 

Pero el sistema inmune es distinto, ya que no ocupa un lugar en específico como los otros sistemas. Consiste en un conjunto de partes del cuerpo que trabajan de forma optimizada y sincronizada, que se alojan principalmente en el sistema digestivo.

 

Más del 70% del sistema inmunológico se encuentra en el paso que va desde tu boca hasta donde excretas la comida. Dicho sistema se encarga de prevenir (por medio de barreras como la piel, las lágrimas y los ácidos que impiden el acceso a sustancias extrañas) y de combatir a los elementos invasores que las hayan traspasado.

Al igual que los demás sistemas, el inmunológico funciona mejor cuando estás sano y equilibrado, tal como se demuestra por el hecho de que el 90% de las víctimas fatales de Covid tenían condiciones médicas preexistentes.

 

Las contradicciones de la inmunidad

 

Así como se mencionó antes, la mejor forma de apoyar el sistema inmune es que te mantengas sano. Ahora bien, la contradicción surge porque este sistema se encarga de que estés saludable, pero debes estar sano para que él trabaje bien. Justo en esa paradoja tiene un lugar el Reiki.

Esta disciplina casi no conlleva ningún esfuerzo y hace alusión a la respuesta auto sanadora y equilibrada que se encuentra en lo profundo de tu cuerpo. Lo que significa que cuando sufras de estrés prolongado e inusual (como cuando aparece una pandemia, hay una operación pendiente u ocurre un accidente), es más probable que tengas resiliencia.

 

Con la resiliencia puedes estar más sano y balanceado, además de recuperarte más rápido, lo cual es un beneficio de practicar Reiki a diario, o contratar sesiones con un profesional.

En resumen, eso es lo que el Reiki puede hacer por ti y tu sistema inmune. Para verlo con más detalle, te invitamos a conocer los siguientes aspectos:

 

Visión general del sistema inmunológico

 

Tiene dos partes: la innata o natural y la adaptativa. La parte natural es la primera que se activa, por lo que su respuesta es inmediata y general, ya que cubre cualquier sustancia extraña.

 

La adaptativa no es tan rápida, debido a que primero reconoce al invasor y utiliza agentes patógenos con estrategias complejas y específicas. También es responsable de equilibrar tu respuesta inflamatoria, de manera que no te inflames de forma exagerada, o peor aún, sufras de una tormenta de citoquinas, que puede ser mortal.

El sistema inmune puede brindarte inmunidad a largo plazo, o al menos ayudarte a estar más preparado para cuando te ataque un agente patógeno.

 

Señales que el sistema inmunológico está funcionando

Hay varias formas de saber esto, las más comunes son el enrojecimiento de la piel, la inflamación, la fiebre e incluso el calor. Hay otra señal importante que probablemente no conozcas.

 

Si te sientes cansado por ninguna razón aparente, es un aviso del sistema inmune. Lo mejor es que lo escuches y descanses, para ayudar a este sistema a que haga su trabajo.

También podría ser un buen momento para que practiques Reiki por tu cuenta. Si apoyas a tu sistema inmune cuando este te lo pide, puedes evitar enfermarte. Para mantener tu sistema inmunológico funcionando bien, lo ideal es que hagas Reiki. Puedes encontrar un profesional que te apoye, en colaboración con 2×3.

 

La pandemia ha demostrado el efecto de tener buena salud al momento de enfrentarse a elementos negativos. Por lo general los infectados tienen distintos diagnósticos, algunos ni presentan síntomas, mientras que otros necesitan hospitalización. Aunque hay muchas razones involucradas, la inmunidad es parte de esto.

 

Qué afecta a la inmunidad

En una sola palabra: todo. Hay algunas cosas que puedes controlar, como tu estado psicoespiritual y la forma en cómo te sientes actualmente. Recuerda que dicho estado tiene ciertos químicos que afectan al sistema inmune.

 

Si estás estresado, tu cuerpo segrega hormonas de estrés como el cortisol, el cual suprime la inmunidad. Los niveles muy altos de esta hormona están asociados con el insomnio y la presencia de mucha grasa en el cuerpo.

 

Practicar Reiki te ayuda a sentirte más calmado y en paz, lo que promueve el funcionamiento del sistema inmunológico. Al reducir tu estrés, el Reiki te mantiene balanceado y estable a lo largo del día, lo cual puede ser la diferencia entre enfrentar un reto con creatividad y éxito, o hacer que la situación empeore.

 

Sentirse agradecido es bueno para tu sistema inmune, al igual que sentir el apoyo social, ser amable con los demás y ocuparse de forma genuina de los otros. Cómo vivas tu vida y mantengas tus hábitos, afecta tu inmunidad.

 

¡Quiero probar las sesiones de Reiki a distancia Online!

Encontrarás toda la información en Sesión de Reiki Terapia Energética y si aun así sigues teniendo dudas no dudes en contactarme en info@creceportucuenta.com

Un abrazo