Conecta con tu niña interior -
18217
post-template-default,single,single-post,postid-18217,single-format-standard,bridge-core-3.0.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-29.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive

Conecta con tu niña interior

la niña interior sanar la niña interior

Conecta con tu niña interior

Nuestra niña interior

En este post te voy a hablar del niño-niña interior. De cómo conectar, como cuidar y como trabajar con nuestro niño interior.

¿Qué es el concepto de la niña interior?

Si has comprado mi curso de Escritura Terapéutica, ya sabes que le dedico un capítulo al niña interior y un par de ejercicios, fíjate si es importante.

El niña interior es una imagen mental, que te conecta con los recuerdos de la infancia, con la inocencia, la espontaneidad y la capacidad para asombrarte que tenias cuando eras niña.

Puedes pensar que de esa niña no queda nada, pero te aseguro que está en tu interior, fiel a sus principios y valores.

Muchas veces, en las sesiones de Qilimbic Liberación emocional, nos ponemos en contacto con el niño y la niña interior del consultante o de la consultante. Es un ejercicio compasivo, bonito, intenso. Incluso he visto a mujeres de más de 60 años, emocionarse y recordar cosas preciosas cuando hemos traído a su niña interior a la consulta.

La importancia de conectar con la niña interior.

Conecta con el niño o la niña interior, nos da la oportunidad de sanar nuestro pasado. Ponemos atención a recuerdos, sentimientos y emociones que hemos vivido en nuestra infancia y que han marcado enormemente y condicionado quien somos ahora.

A través de la niña interior cubriremos nosotros mismos nuestras propias carencias.

¿Cómo trabajamos con la niña interior?

Herramientas de crecimiento personal.

Hay varias posibilidades, para trabajar con herramientas de crecimiento personal:

Como te he comentado, en las sesiones de Liberación Emocional con la técnica Qilimbic, cuando es necesario sanar algo, traemos a la niña interior. En esas sesiones normalmente se sanan heridas muy profundas de la infancia, así que en ocasiones hay que hacer el trabajo con la niña interior.

Escritura: Como explico en mi curso, lo puedes hacer a través de la escritura. Es una forma muy práctica y cómoda de conectar. Son ejercicios para hacerlos más de una vez, así que te guardas la herramienta para siempre. Cuando sientes que llevas tiempo sin conectar o bien que una situación nos viene de lejos, intenta conectar a través de la escritura con tu niña

Meditación-visualización: son meditaciones que te hacen conectar con tu niño interior. Tengo prevista crear una dentro de poco, quédate atenta

Vida cotidiana.

En mis post siempre digo que la vida es la mayor escuela de crecimiento personal. Para ello es verdad que tenemos que estar más atentos y a veces haber trabajado un poco nuestro crecimiento personal (o no, hay personas que no lo necesitan). Es por eso, que para trabajar y conectar con nuestra niña la vida cotidiana nos sirve y mucho.

Usa algo que te conecte con tu infancia: una comida, un olor, un sitio, una actividad, jugar con nuestros hijos, sobrinos, nietos. Subirnos a un columpio, tirarnos por un tobogán. Todo eso te hace conectar con la niña interior.

¿Cuándo nos conectamos con la niña interior?

Cuando tenemos niños alrededor, hijos o bien sobrinos, es más fácil conectarnos. Jugamos, hacemos actividades y vamos eventos que ayudan a conectarse con el niño interior.

Hay otras épocas en las que estamos tan adulto-centrados que no hacemos nada de esto. Por ejemplo, dejamos de ir a las cabalgatas de reyes, al carnaval y a la feria.

Cuando después de un tiempo retomamos estas actividades, notamos que algo ocurre dentro de nosotros. Que nos conectamos con esa alegría y ese asombro.

Yo recuerdo perfectamente, como después de mucho tiempo rodeada de adultos, me subí en un columpio después de mucho tiempo. Sonreí por recuperar esa sensación, pero no era solo una sonrisa externa (y por ese momento no estaba trabajando mi crecimiento personal) también y sobre todo era una sonrisa interior.

Hay muchas cosas que me conectan con mi niña interior: los columpios, las cabalgatas de reyes, los camarones, las ferias, el algodón de azúcar, el olor a jazmín… y muchas más cosas.

Prueba a hacer tu lista y ver como conectas. ¿Qué recuerdos tienes que te hacen muy feliz y alegre?

Mimar la niña interior.

Recuerda mimar a tu niña interior. Darle todo aquello que le gustaba. Decirle que estás ahí, que la volverás a escuchar, que ya no volverá a estar sola más.

Ya verás la cantidad de información auténtica, te vendrá de vuelta. Una información que te acercará más que nunca a tu esencia más íntima y cercana. Vuelve a sentir el/la niña que hay dentro de ti. Vale mucho la pena.

Si deseas que te acompañe en ese proceso a través de una sesión, no dudes en mandarme un email a info@creceportucuenta.com

¿Quieres recibir la Masterclass + pdf en tu email?

Tu email está seguro conmigo. 100% libre de spam.


Lee los términos de la política privacidad, en cumplimiento de la GRPD y leyes Europeas 2021