fbpx
www.creceportucuenta.com | Vacaciones y nada
18172
post-template-default,single,single-post,postid-18172,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Vacaciones y nada

vacaciones y no hacer nada

Vacaciones y nada

 

 

Vacaciones y no hacer nada.

 

Mi plan de vacaciones.

Si me sigues por las redes y te lees mi newsletter con cariño sabrás que durante la primera quincena de julio he estado de vacaciones. He elegido diferentes destinos así hemos combinado diferentes tipos de vacaciones y lugares.

Aunque intento descansar y disfrutar de las vacaciones en familia, también me suele gustar  aprovechar que tengo más horas, para leer, para hacer más trabajo personal, mas yoga o más chikung.

Me llené una pequeña bolsa donde me llevé mi diario, mis agujas de acupuntura y las de mi pareja, un par de libros y un workbook de trabajo personal.

No sé cómo tomarás esto: no he hecho nada durante mis vacaciones. Nada de nada. Ni una sola línea escrita, ni una sola sesión de acupuntura, ni he leído una sola linea de los libros, ni una triste asana de yoga.

Y es que he tenido un año de mucho hacer (con esto no me estoy justificando) y aunque no fue planificado (porque realmente me llevé todo mi kit para hacer mis tareas) me vi cómo iba fluyendo al arte de no hacer nada.

Parar la maquina sin más. Descansar, comer y hacer únicamente lo imprescindible.

 

Vivir conscientemente.

Fue entonces cuando me di cuenta que había entrado en una fase de integración y consciencia. Observar la densidad del agua cuando estas en el mar o cuando estas buceando. Observar el tacto de la arena en tus pies. Saborear la comida como si fuera la primera vez y la última. Descansar como si no hubiera mañana y como si nada te pudiera alterar.

No he meditado estos días, al menos, de una forma tradicional. Pero si puedo decir que he hecho una meditación dinámica y activa. Olores, temperaturas y el aire tocando tu cara. Todas esas sensaciones, emociones que muchas veces pasan desapercibida, estaban todas ahí.

Una especie de estado de equilibrio donde todo es perfecto.

 

Beneficios de no hacer nada durante las vacaciones.

Como he comentado, conforme iba realizando la práctica, más iba notando que me estaba ayudando a integrar los aprendizajes de los últimos meses. Yo soy muy proactiva y de accionar mucho.

Muchas veces las personas que hacemos tanto, no podemos integrar o soltar fácilmente, porque no nos damos ese espacio.

Durante la práctica de no hacer nada durante las vacaciones, sentía que iba integrando conocimientos y aprendizajes. También que surgían nuevas ideas (y no podía hacer nada con ellas).

Así poco a poco iba integrando y también dando espacio a lo nuevo.

 

¿Cómo ha sido la vuelta?

He vuelto bastante renovada, con mucha energía. La vuelta ha tenido que ser progresiva y todavía no he llegado a mi ritmo tope (y no sé si llegaré, hasta que llegue septiembre u octubre).

Con la sensación de haber descansado, integrado y sobre todo disfrutado de las vacaciones.

Lo más curioso es que a volver a mi practica de yoga y chikung, a pesar de no haber hecho mis ejercicios, el cuerpo estaba más flexible incluso de antes de vacaciones. Por eso estoy segura que algo bello ha pasado en mi interior que mi cuerpo ha sido capaz de asimilar e integrar.

Y con esto no quiero decir que esto sea lo correcto, ni que sea lo que tu debes hacer ni que las próximas vacaciones haga lo mismo. No lo sé.

Lo mejor es preguntarse, que es lo que necesito de verdad, desde el corazón, desde la verdad de nuestra alma y dejarse de los discursos mentales que nos alejan de nuestra esencia.

Sea como sea, disfruta mucho y felices vacaciones, si es que tienes vacaciones.

Un abrazo,

 

 

¿Quieres recibir el eBook gratis + recursos en tu email?

Tu email está seguro conmigo. 100% libre de spam.


Lee los términos de la política privacidad, en cumplimiento de la GRPD y leyes Europeas 2021